Los amores de Will (LXI): que tu imagen mantenga abiertos mis párpados

Durante la noche el poeta no puede conciliar el sueño porque la imagen del joven se le aparece. A lo largo de los ocho primeros versos lo achaca a la voluntad de su amado, que le envía su espíritu para mantenerle despierto, pero en los seis versos siguientes Shakespeare se descubre a sí mismo como causa del desvelo, ya que su amor por el joven y la idea de que puede estar con otros le mantienen en vilo.

Sonnet LXI
Is it thy will, thy image should keep open
My heavy eyelids to the weary night?
Dost thou desire my slumbers should be broken,
While shadows like to thee do mock my sight?
Is it thy spirit that thou send’st from thee
So far from home into my deeds to pry,
To find out shames and idle hours in me,
The scope and tenor of thy jealousy?
O, no! thy love, though much, is not so great:
It is my love that keeps mine eye awake:
Mine own true love that doth my rest defeat,
To play the watchman ever for thy sake:
For thee watch I, whilst thou dost wake elsewhere,
From me far off, with others all too near..

Soneto LXI
¿Es tu voluntad que tu imagen mantenga abiertos
mis párpados cansados a la fatigosa noche?
¿Deseas acaso que mi descanso sea roto,
mientras sombras de tu porte se burlan ante mis ojos?
¿Es tu espíritu al que tú mismo envías,
tan lejos del hogar, a espiar mis acciones;
el que descubre mi vergüenza y mis horas derrochadas,
y ejecuta el alcance y efecto de tus celos?
¡Oh no! Tu amor, aunque abundante, no es tan grande:
es mi amor el que mantiene mi ojo despierto;
mi propio amor verdadero el que derrota a mi descanso,
para actuar siempre de vigilante por tu interés:
por ti vigilo yo, mientras que tú despiertas en otra parte,
de mí tan lejos, con otros demasiado cerca.  

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

20150114_085310

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 858 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *