Los amores de Will (LX): nada resiste la siega de su guadaña

Un soneto de lo más existencial sobre el paso del tiempo, la vejez y la muerte. El amado queda en segundo plano, apenas se refiere él en concreto excepto en los dos versos finales.

Sonnet LX
Like as the waves make towards the pebbled shore,
So do our minutes hasten to their end;
Each changing place with that which goes before,
In sequent toil all forwards do contend.
Nativity, once in the main of light,
Crawls to maturity, wherewith being crowned,
Crooked eclipses ‘gainst his glory fight,
And Time that gave doth now his gift confound.
Time doth transfix the flourish set on youth
And delves the parallels in beauty’s brow,
Feeds on the rarities of nature’s truth,
And nothing stands but for his scythe to mow:
And yet to times in hope, my verse shall stand
Praising thy worth, despite his cruel hand.

Soneto LX
Así como las olas se dirigen hacia la pedregosa orilla,
nuestros minutos se precipitan hacia el final;
cada uno cambiándose por el que le precede,
en secuenciado esfuerzo contendiendo en el avance.
El nacimiento, antaño a la luz más brillante,
hacia la madurez gatea, donde es coronado
con siniestros eclipses frente a su lucha gloriosa,
y el Tiempo, que concedió, ahora su regalo confunde.
El Tiempo desgarra la perfección puesta en la juventud,
y cava trincheras en el semblante de la belleza;
se alimenta de las rarezas de la verdad de la naturaleza,
y nada resiste la siega de su guadaña:
y aun así, mi verso esperanzado en el tiempo permanecerá
alabando tu valía, a pesar de su mano cruel.

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

DSC_2651

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 883 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *