Los amores de Will (LIV): cuánto más hermosa tu belleza parece

En este poema se compara al joven con una rosa, como en el Soneto I. Es una imagen de la verdadera belleza, la interior, frente a la aparente. El tema de la inmortalidad de la belleza del joven a través de la pluma del poeta también ha aparecido mucho anteriormente.

Sonnet LIV
O! how much more doth beauty beauteous seem
By that sweet ornament which truth doth give.
The rose looks fair, but fairer we it deem
For that sweet odour, which doth in it live.
The canker blooms have full as deep a dye
As the perfumed tincture of the roses,
Hang on such thorns, and play as wantonly
When summer’s breath their masked buds discloses:
But, for their virtue only is their show,
They live unwoo’d, and unrespected fade;
Die to themselves. Sweet roses do not so;
Of their sweet deaths are sweetest odours made:
And so of you, beauteous and lovely youth,
When that shall vade, my verse distills your truth.

Soneto LIV
¡Oh, cuánto más hermosa tu belleza parece
gracias a ese dulce ornamento que aporta la verdad!
La rosa se muestra bella, pero más bella la consideramos
por esa dulce esencia que en ella reside.
Los escaramujos presentan una tonalidad tan viva
como la perfumada tintura de las rosas,
exhiben semejantes espinas y juguetean igualmente libres
cuando el aliento del verano abre sus enmascarados brotes:
pero, como su virtud se limita a la apariencia,
viven sin recibir cortejo y se marchitan inadvertidos;
mueren en soledad. Con las dulces rosas no sucede;
de sus dulces muertes se extraen dulces esencias:
y lo mismo contigo, hermoso y adorable joven,
cuando la belleza desaparezca, mi verso destilará tu verdad.

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

sagarra rosas

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 883 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *