Los amores de Will (CXVIII): las drogas envenenan a aquel que se harta de ti

Tras afirmar en sonetos anteriores que su amor por el joven es eterno e indestructible, ahora Shakespeare intenta justificar su supuesta infidelidad con metáforas gastronómicas.

Sonnet CXVIII
Like as, to make our appetite more keen,
With eager compounds we our palate urge;
As, to prevent our maladies unseen,
We sicken to shun sickness when we purge;
Even so, being full of your ne’er-cloying sweetness,
To bitter sauces did I frame my feeding;
And, sick of welfare, found a kind of meetness
To be diseased, ere that there was true needing.
Thus policy in love, to anticipate
The ills that were not, grew to faults assur’d,
And brought to medicine a healthful state
Which, rank of goodness, would by ill be cur’d;
But thence I learn and find the lesson true,
Drugs poison him that so fell sick of you.

Soneto CXVIII
Igual que para aumentar nuestro apetito
azuzamos nuestro paladar con fuertes mejunjes,
y que para prevenir dolencias futuras
enfermamos para prevenir enfermedades cuando nos purgamos,
asimismo, estando lleno de tu dulzura que nunca sacia,
basé mi alimentación en salsas amargas
y, harto del bienestar, encontré de cierta manera adecuado
el sufrir malestar antes de que fuera necesario.
Esta política amorosa de anticipar
los males que no existían generó faltas irrefutables
y llevó a medicar un estado de buena salud,
que, desbordado de bondad, sólo curaría mediante la enfermedad;
de todo esto yo aprendo una buena lección,
las drogas envenenan a aquel que se harta de ti.

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 834 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *