Los amores de Will (CXV): el amor es un niño

Un número de Babelia de agosto de 2011 contenía un artículo de Ángel Rupérez reflexionando sobre la metodología de traducción de los sonetos de Shakespeare. Debo decir que mi técnica es más bien poco ortodoxa pues hay traductores que mantienen tanto la rima como la métrica. Sin embargo, yo considero que esa forma de traducir poesía necesariamente fuerza el alejamiento del original y crea un poema completamente nuevo. Pero sólo es mi opinión.

En el soneto CXV el bardo se pregunta cómo puede su amor por el chaval crecer tanto, incluso superando sus propias expectativas. Concluye que el amor es un niño, es decir, Cúpido, la personificación clásica de este sentimiento, que no conoce límites.

Sonnet CXV
Those lines that I before have writ do lie,
Even those that said I could not love you dearer:
Yet then my judgment knew no reason why
My most full flame should afterwards burn clearer.
But reckoning Time, whose million’d accidents
Creep in ‘twixt vows, and change decrees of kings,
Tan sacred beauty, blunt the sharp’st intents,
Divert strong minds to the course of altering things;
Alas! why, fearing of Time’s tyranny,
Might I not then say, ‘Now I love you best,’
When I was certain o’er incertainty,
Crowning the present, doubting of the rest?
Love is a babe, then might I not say so,
To give full growth to that which still doth grow?

Soneto CXV
Esas líneas que antaño escribí mienten,
incluso aquellas que decían que no te podía amar aún más:
sin embargo, mi juicio no entendía porque
mi más fuerte llama debiera brillar posteriormente todavía más clara.
Pero el Tiempo escrutador, cuyos millones de momentos
se inmiscuyen entre los votos y alteran los decretos reales,
embadurna la sagrada belleza, desafila los más agudos esfuerzos,
desvía las mentes poderosas por el camino de las cosas cambiantes:
¡Ay! ¿Por qué, por temor a la tiranía del Tiempo,
no dije entonces, “ahora es cuando más te amo”,
mientras tenía la certeza que triunfaba sobre esta incertidumbre
que corona el presente y pone en duda el futuro?
El amor es un niño, entonces, ¿acaso debería no haber hablado así
intentando hacer crecer a lo que igualmente crece continuamente?

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 824 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *