Los amores de Will (CXIII): desde que te dejé mi vista reside en mi mente

Soneto especialmente bonito el 113, en el que Shakespeare le confiesa al joven lo mucho que le echa de menos expresando que es ajeno a cualquier percepción pues todas le recuerdan a su amante. Ya no ve con sus ojos sino con el recuerdo de su amor. Sublime.

Sonnet CXIII
Since I left you, mine eye is in my mind;
And that which governs me to go about
Doth part his function and is partly blind,
Seems seeing, but effectually is out;
For it no form delivers to the heart
Of bird, of flower, or shape which it doth latch:
Of his quick objects hath the mind no part,
Nor his own vision holds what it doth catch;
For if it see the rud’st or gentlest sight,
The most sweet favour or deformed’st creature,
The mountain or the sea, the day or night,
The crow, or dove, it shapes them to your feature.
Incapable of more, replete with you,
My most true mind thus maketh mine eye untrue.

Soneto CXIII
Desde que te dejé mi vista reside en mi mente,
y aquello que gobierna mis movimientos
ha cesado en su función y está parcialmente ciego,
aparenta ver pero en la práctica está apagado;
porque no entrega ninguna imagen al corazón
ni de pájaro, de flor o de forma alguna que atrapa:
la mente no comparte su percepción de los objetos
ni su propia visión retiene aquello que agarra;
porque aunque contemple la vista más ruda o la más suave,
los rasgos más dulces o la criatura más deforme,
la montaña o el mar, el día o la noche,
el cuervo o la paloma, los modela a tu imagen y semejanza:
incapaz de nada más, pleno de ti,
mi mente fiel falsifica mis ojos.

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 800 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *