Lo que queda por vivir – por EVA MARÍA CASTILLO

Mirando la huella de sus pies descalzos, paseaba sin rumbo, solo, inquieto por sus sentimientos y por tantas preguntas sin nombre.

Quién podía hablarle del momento en que bastaba con cerrar los ojos haciéndose presente lo vivido sin obstáculos de palabras y rencores.

Quién podía asegurar lo que fue antes de tener en cuenta la gravedad de las cosas cuando el pensamiento era rápido en encontrar respuestas y el corazón no albergaba dudas en las decisiones.

Quién le iba a decir a él que se encontraría a estas alturas mirando hacia atrás asegurando que su sombra le seguía sin abandonarle como la memoria de los detalles en los sueños.

Cómo era el tiempo del encargo de crecer que se empeñaba en que no lo olvidara dejándole balancear sin cuestionar el futuro sin anticipar heridas que lamentar nuevamente.

Quién podía negar lo que era al despertar si a veces se extrañaba en el pasado de la juventud recordada, en encuentros de distancias y vanalidades de las emociones que acarician las ilusiones fugaces.

Quién le acompaña en el trayecto que le queda por vivir en este atardecer que se le escapa entre los dedos con su belleza renovada.

Sin encontrar palabras decidió atesorar el movimiento eterno de las olas a la espera de quien le recordara en este instante respirar, simplemente respirar.

 

Eva María Castillo

Eva María Castillo Ha publicado 51 entradas.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *