Lo importante es lo demás – por PEDRO PABLO MIRALLES

Patricia puso todo su esfuerzo y dedicación en la empresa privada para la que trabajó. Desempeñó puestos de máxima responsabilidad y, en su última etapa, para todos era imprescindible y admiraban el inmenso poder que adquirió en el equipo de dirección. Su sentido de responsabilidad y entrega a la empresa, la hacían ser considerada pieza clave de ese gran emporio del sector de los seguros.

Manuel superó con el primer puesto la oposición de acceso a una plaza de alta dirección en el ministerio de economía y, al poco tiempo, pasó a ser uno de los ejecutivos más respetados e imprescindibles en la gestión del dinero público. Todos los directores generales de los diferentes gobiernos de turno, le pusieron como ejemplo de eficacia y dedicación a la función pública.

Patricia falleció de un infarto a los cuarenta y cinco años y José no tuvo más remedio que aceptar la jubilación obligatoria a los sesenta y cinco para, desde entonces, decir que estaba más aburrido que una mona.

Dos vidas enteras dedicadas por completo al trabajo y lo demás a un segundo plano. Al poco tiempo de sus respectivas ausencias, en la compañía de seguros y el ministerio de economía, nadie se acordaba de ellos y sus puestos pasaron a ser desempeñados con no menos eficacia ante la admiración de todos por esos, los nuevos fichajes.

Que nadie se engañe, la vida es otra cosa.

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 129 entradas.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *