Lectura poética de Jaime Siles en la Facultad de Letras de Zaragoza – por GUILLERMO URBIZU

«en muy breves reflejos» 
(J.S.)

Yo, que pasé
por la Facultad de Letras
como alma en pena,
hoy me doy cuenta que sigo estando en ella
y en su biblioteca.
No tan joven, es muy cierto,
ni con la misma ingenuidad, pero siento
igual -o más si cabe- la entrañable sed de conocimiento
y toda aquella pasión por la literatura
que sigue viva en mí,
mientras recorro los pasillos del tiempo
que me ha hecho volver aquí, a esta Facultad
de Letras, en este frío
día de enero.

Escucho el eco de mis pasos,
y el ayer de mis sueños (alguno se ha cumplido),
y veo, nítido, a aquel joven
de dieciocho años
que sigue siendo fiel al amor por el lenguaje
y por el resplandor de la sintaxis del alma.

Nunca, nunca
he dejado de estar aquí,
y de estudiar en esta biblioteca.
Yo, que pasé por esta Facultad
de Letras
con más pena que gloria; yo,
que desdeñaba a la mayoría de mis profesores
por alicortos y mediocres;
yo, cuya rebeldía suprema era el desprecio
de los anodinos apuntes
y la sublevación mediante la lectura;
yo, constato que, a pesar
del generalizado estado de ruina, sigo aquí,
en esta vieja Facultad
-y en su biblioteca-
donde hoy he venido a escuchar
al poeta Jaime Siles.

Es verdad -¿es verdad?- que pasa el tiempo
y que son muchas las desdichas,
y que ya no sabes ni qué hacer contigo mismo
en este mundo tan capcioso.
Pero la cultura me salva
y, sobre todo, me salva más la poesía:
cúmulo de gracia y de imágenes,
transcendencia y herida
donde mana el místico
significado de la vida.

Pintura de Hilma af Klint

Guillermo Urbizu

Guillermo Urbizu Ha publicado 56 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.