Las mañanas de niebla – por F. NAVARRO

Las mañanas de niebla necesariamente me recuerdan a un pariente. Esta tierra del Señor —en la que los barrenderos solo limpian las calles principales, en el resto cada vecino asea su cuota parte de carrilada y las hijas de los camineros, con gafas de culo de vaso, se tatúan la última rosa del verano en la paletilla— es muy dada a las nieblas cerradas y a los refranes.

—Mañanita de niebla, tarde de paseo.

Mi pariente, ya fallecido, era alto y rubio como una copla aguardentosa. Consiguió vivir cerca de cien años sin mostrar ningún asomo de piedad o empatía hacia el género humano. Vestía casi siempre de negro, como un juez, pero sus sentencias eran crueles e injustas.

Ha_llegado_el_invierno_a_la_casita_de_los_p_jaros__ipad___sinfiltros_iframe_src_httpinstagram.compvNmA3ELKAaembed_width_612_height_710_frameborder_0_scrolling_no_allowtransparency_trueiframe
Foto de Elena Silvela

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.