Las lenguas imaginarias de la ciencia ficción

“Por su capacidad de glotogénesis, las novelas y relatos de la ciencia ficción soft tienen un indudable atractivo para los lingüistas y, de hecho, más de uno ha intervenido como asesor en la construcción de estas lenguas imaginarias: por ejemplo, el ewok de La Guerra de las Galaxias es una mezcla de sonidos del tibetano, mongol y nepalí; el klingon de la serie Star Trek (inventado por el lingüista Mark Okrand en los años 80) es una mezcla de yiddish (ingrediente que hace referencia a la antigüedad adámica) y de japonés (ingrediente que recoge la extrañeza oriental). La lengua es un reflejo del carácter del pueblo guerrero que la habla: suena muy gutural y brusca, carece de fórmulas de cortesía, dispone de un amplio vocabulario especializado en términos bélicos y relaciones jerárquicas y los verbos suelen aparecer en imperativo. Por otra parte, la sintaxis responde al tipo objeto-verbo-sujeto, un orden mucho más extraño que el habitual sujeto-verbo-objeto y que sólo aparece en algunas lenguas amazónicas, en navajo, en lakota (una lengua sioux de América del Norte) y a veces en japonés.”

Carmen Galán Rodríguez, de Neologismos y sociedad del conocimiento

images

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 921 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.