Las inteligencias múltiples de Gardner

Estamos en la vanguardia del pensamiento. Esa que nos dice que la inteligencia no puede ser vista como algo único. La brillantez en los estudios no es el paradigma de una inteligencia poderosa. Mejor aún. Más gráfica y sorprendente es la siguiente afirmación: Einstein no es más ni menos inteligente que Michael Jordan, simplemente sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.

Howard Gardner es el creador de la Teoría de las Inteligencias Múltiples. En concreto, ocho. El repite a todo quien quiere escuchar que la inteligencia clásica académica no es todo, ni la base, ni el final. No es un patrón. A la hora de desenvolverse en la vida, dice, no basta con tener un gran expediente académico. Hay gente de enorme capacidad intelectual que, sin embargo, no es capaz de elegir bien a sus amigos, de tener ojo con la gente de que se rodea. Por el contrario, hay gente menos brillante en el colegio, con notas realmente mediocres, que triunfa en el mundo de los negocios o en su vida privada. Triunfar en los negocios, o en los deportes, requiere ser inteligente, pero en cada campo se utiliza un tipo de inteligencia distinto. Ni mejor ni peor, pero sí distinto.

Howard Gardner
Llama la atención su forma de expresarse con las manos

La clasificación de la inteligencia por Howard Gardner parte de una premisa básica. La inteligencia ha de ser tratada y conocida como una habilidad. Es decir, ya deja de ser exclusivamente un don innato en la persona para pasar a ser una cualidad a desarrolar, a potenciar; una cualidad educable. No hace mucho tiempo, cuenta, a los deficientes psíquicos no se les educaba porque se consideraba un esfuerzo inútil trabajar con su escasísima inteligencia. Y la inteligencia existe tanto la parte innata (genética) como la parte adquirida (la desarrollada, aprendida y aprehendida, estudiada, ejercida).

 Propone Howard Gardner la existencia de ocho inteligencias:

• Inteligencia lógica – matemática: la que utilizamos para resolver problemas de lógica y matemáticas. Es la inteligencia que tienen los científicos. Se corresponde con el modo de pensamiento del hemisferio lógico y con lo que nuestra cultura ha considerado siempre como la única inteligencia.

• Inteligencia lingüística: la que tienen los escritores, los poetas, los buenos redactores. Utiliza ambos hemisferios.

• Inteligencia espacial: consiste en formar un modelo mental del mundo en tres dimensiones, es la inteligencia que tienen los marineros, los ingenieros, los cirujanos, los escultores, los arquitectos, o los decoradores.

• Inteligencia musical: la de los cantantes, compositores, músicos, bailarines.

• Inteligencia corporal – cinestésica:  la capacidad de utilizar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas. Es la inteligencia de los deportistas, artesanos, cirujanos, bailarines.

• Inteligencia naturalista: habilidades asociadas al reconocimiento, distinción y clasificación de especies de la naturaleza. Los naturalistas se sienten cómodos en el medio natural y poseen un talento especial para cuidar e interactuar con las criaturas de la naturaleza.

• Inteligencia intrapersonal: es la que nos permite entendernos a nosotros mismos. No está asociada a ninguna actividad concreta.

• Inteligencia interpersonal: la que nos permite entender a  los demás, propia de los buenos vendedores, políticos, profesores o terapeutas.

 Begoña Ibarrola ha escrito mucho sobre Gardner y su teoría de las ocho inteligencias. Señala que, en realidad, el listado de ocho inteligencias era una formulación provisional del estudioso. Tras profundizar en su análisis del ser humano, en 1999 Howard Gardner sugiere la existencia de una novena inteligencia:

• Inteligencia existencial: La capacidad de situarse uno mismo en relación con las facetas más extremas del cosmos –lo infinito y lo infinitesimal- y la capacidad de situarse uno mismo en relación con determinadas características existenciales de la condición humana, como el significado de la vida y de la muerte, el destino final del mundo físico y el mundo psicológico, y ciertas experiencias como sentir un profundo amor o quedarse absorto ante una obra de arte.

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 300 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *