Las celosías – Fotografía de CÉSAR NISTAL

127_Celosias
A la velocidad a la que el agua se come la piedra, así se había ido quedando ciego. Aquel que un día fuera el guía del pueblo, ahora apenas podía deambular por su palacio sin chocar con todo a su paso. Su hijo, aquel que en unos años sería el guía del pueblo, hizo lo que todo hijo hubiera hecho: mandó retirar los muebles de las estancias y las celosías de las ventanas. El calor en la piel, y no la luz en los ojos, guiaba ahora los pasos del califa. Texto y foto: CÉSAR NISTAL Web: cesarnistal.com

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2914 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *