Lágrimas – por ANTONIO BIANQUI

Vas encogiendo mi ser
con el caer de tus lágrimas,
y como el pececillo en la red,
quedo preso en cada gota que derramas.

No has de derramarlas por mí,
aunque sean de tanto querer,
o de amarme con intenso dolor,
pues no hay río que merezca un agua,
que libremente no deja correr.

Deja de llorar por mí, también por tu sentir;
si soy un río que se estanca al llover,
soy yo…
quien ha de llorar de dolor.

 

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2777 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *