La víspera del infinito – por MARÍA JOSÉ BARROSO

A la amistad llamabas vida,
A la palabra llamabas vida,
la música acudía a tu llamada,
cuando escuchabas: era ella, la añorada,
la vida que brotaba entre inquietudes y penas.
Todo en ti era acción, reacción: hacías, te ofrecías,
todo en todo,
cuando no tenías límites: aire que apresar,
gota de aliento, tierra pura, pisada firme,
hierba alta entre arena fina,
cielo rojo de fulgor constante,
mirada negra, luz de fuego.
Recuerdo cuando me llamabas vida,
no había límites, era un juego.
No querías crecer.
Ella iba y venía en el hueco de tus manos,
manos al viento, palabra clara,
voz de trueno, tormenta fácil.
Y tras el remolino de tus pasos, la lucha interminable:
la vida se movía en el esbozo de tu sonrisa grande.

Tengo miedo de llorar y que tú te vayas tras las lágrimas
al reclamo del agua,
tras la promesa de lo que juega bajo el mar,
de lo que descansa en el fondo: la paz,
en busca del amor comprensivo, la diversión eterna,
el triunfo dichoso, la recompensa justa
el día de mañana, el porvenir que no verás.
Dejas la puerta abierta: la vida quedó sin cerrar.

No temas a una lágrima. No me fui, nunca me iré.
Soy la voz que susurraba cuando la mina le dijo al papel:
conócete a ti mismo.
Como un dibujo a lápiz, escribió Marsé.
Soy la música que rasga la hoja, las notas de aquella canción,
Declama el actor: el desgarro, el pudor, la risa.
Mis vacíos son abismos a estas alturas: grito emoción.
Sobre las tablas, llamo a la vida. Le pido una más.
Colores, otro latido, un gesto, olvido lo amargo,
siempre presente,
no es el azar la vida: es lo que está por pintar.
Soy la aguja que se desliza entre los surcos,
recuerdos maravillosos, promesas: el placer de tocar.
El rumor de las hojas que abrazan el nido.
Soy un dibujo a lápiz: la víspera del infinito.

 

María José Barroso

María José Barroso Ha publicado 70 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *