La víctima y el verdugo

 

He aquí una curiosa imagen en la que víctima y verdugo, verdugo y víctima, se confunden en un sutil juego de metalenguaje digital.

A la izquierda con 744 páginas y ochocientos cuarenta gramos de peso, la biografía de Steve Jobs en la edición en castellano de Debate. A la derecha con 185.7 milímetros de ancho y 652 gramos de peso, el iPad 3, una de las versiones del invento de Steve Jobs; ni una sóla página de papel, ni un sólo gramo de tinta derramada.

Steve JobsEl libraco me lo regaló un buen amigo, Manolo Labayen, recomendándome fervientemente su lectura. (Manolo tiene una teoría al respecto: los libros no son nuestros, son del mundo, y para fortuna de sus amigos los regala, es muy Khalil Gibran). Comenzó a leerlo en los últimos días de verano que compartimos en Comillas, y lo acaba de terminar en un viaje a Londres este último fin de semana. Por cierto, no sin problemas para ser aceptado en la cabina del avión con semejante mamotreto, que ya hasta lo avisan en los mostradores de las low cost: “Si viaja con la biografía de Steve Jobs, comuníquelo a la tripulación”.

Steve Jobs es el verdugo y el libro desde el que nos mira, su víctima. A la derecha el arma que utilizó el verdugo para cumplir la sentencia a pena de muerte de la industria editorial tradicional, la que un día naciera tras el invento de otro genial visionario: Johannes Gutenberg.

“En un lugar de California, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía en un garaje un inventor …” No, no empieza así, pero podría.

 

Lo empecé ayer, en la versión de papel, y tal como me había dicho mi amigo es adictivo desde las primeras páginas. Yo también soy adicto al papel, a la industria editorial, a las antiguas ceremonias y al tacto, olor y sensaciones que provoca un libro. Aunque tras una hora de lectura, los brazos los sentía como los de un auténtico harrijasotze.

Gracias, Manolo.

Antonio Babío

Antonio Babío Ha publicado 30 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *