La Percepción de la Música

Hace más de 2.400 años, Pitágoras descubrió que algunos sonidos resultaban amables al oído humano. Concluyó que eran aquellos cuyos componentes tenían tempos cortos, ritmos simples. Esto no es universal, ya que a algunas personas les gustan los sonidos complejos y los ritmos trepidantes. Lo que sí resulta meridiano es el hecho de que la música gusta al ser humano. Incluso provoca emociones muy dispares en el individuo. Desde una alegría de vivir desbordante hasta lágrimas de auténtica pesadumbre. En la actualidad, los neurocientíficos aseguran que el mismo grupo de neuronas que se encarga de los alimentos y del sexo también se encarga de la música, y es por ello que nos agrada.

Se ha demostrado que la música forma parte del ser humano desde el mismo momento de la gestación. Una vez en el mundo, la percepción de la música en la persona se va a encontrar estrechamente relacionada con los sonidos del habla a los que se ha estado expuesto en la niñez. Su influencia es tal que las personas que crecen en diferentes áreas geográficas del mundo oyen un modelo muy distinto de los que nacen en otra área. Diana Deutsch, profesora de Psicología en la Universidad de California ha estudiado con ahínco este tema. “La música a la que se ha estado expuesto en los primeros años de la vida puede tener una profunda influencia en cómo se percibe ésta luego, incluso como adulto“. A modo de ejemplo, una persona oriunda de Suecia oiría en una interpretación musical algo completamente diferente que lo que percibiría un habitante de California.

Ocurre también que no todo el mundo tiene la misma percepción musical. El cerebro reorganiza perceptualmente los sonidos que le llegan, desechando los que resulten inútiles y rescatando aquellos que resultan prácticos, cómodos, agradables. Es más, hay ciertos sonidos ultrasónicos que sí detectan animales como perros y delfines, pero no los hombres. De las investigaciones y ensayos realizados de sonidos y música, Diana Deutsch ha demostrado que los diestros tienden a oír los tonos agudos en la zona derecha de su cabeza y los graves en la izquierda, sin tener en consideración en qué posición están colocados respecto a los altavoces que emiten tales sonidos. Los zurdos, como grupo, varían bastante entre sí. Entre ellos pueden encontrarse distintas formas de percibir la música.

orquesta

Esta curiosa percepción de sonidos adquiere especial importancia a la hora de colocar a los integrantes de una orquesta. Si se consigue formar una configuración en el espacio tal que los sonidos agudos estén a la derecha y los graves a la izquierda, se pueden escuchar las notas mucho más claramente que de otro modo. Desde el punto de vista de los mismos músicos, los instrumentos que tienen un registro más agudo se sitúan a la derecha y los más graves a la izquierda. Así, en la sección de violines, los primeros violines estarían situados a la derecha de los segundos, y los violoncelos a la derecha de los contrabajos. En los instrumentos de viento, algo parecido: la trompeta estaría colocada a la derecha del trombón, y éste a la derecha de la tuba, etc. La disposición de la orquesta siguiendo este esquema de izquierda-derecha conduce a una óptima interpretación de la pieza por los músicos, pues de ese modo pueden escucharse mejor entre ellos.

Desde el punto de vista de los espectadores, la colocación de la orquesta es la contraria a sus percepciones. Para el oyente, los instrumentos que tienen los registros más agudos están colocados a la izquierda y los instrumentos que emiten tonos graves a la derecha. Aun en esta posición inversa, el cerebro escucha el concierto con claridad, y de hecho lo disfruta, pues reorganiza perceptualmente los sonidos que le llegan independientemente del lugar desde el que se emitan. No obstante, se ha planteado en numerosas ocasiones la posibilidad de ordenar la orquesta favorablemente al espectador. Siempre ha terminado por descartarse, pues de ese modo la interpretación de los músicos disminuiría notablemente en calidad.

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2785 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *