La partida – por LOLA SÁNCHEZ LÁZARO #EspañaenRetales #CatalinadeAragón

Tres meses tardó la infanta en realizar el viaje que distaba entre su querida Alhambra y La Coruña. Una parada en Santiago, días de descanso en el monasterio de Guadalupe o la estancia en diversas ciudades que la honraban, alargaron el recorrido.

El primer intento fue en vano; su barco, azotado por una tormenta,  desembarcó en Laredo. El 27 de septiembre de 1501, los Picos de Europa, arrogantes y altaneros,  despidieron a Catalina. Su imagen quedaría en su retina, la última que guardaría de su amada patria.

Plymouth fue el puerto donde arribó; una alegre multitud la esperaba. Los Tudor respiraban, los monarcas españoles les habían dado el visto bueno. Catalina era esperada con ansiedad; acompañada por damas de su corte, emprendió el viaje a Londres a través de una tierra de bosques que se sucedían en una interminable letanía.

Digna hija de su madre, quiso impresionar a los que aguardaban. Y así hizo su entrada en un Londres engalanado para la ocasión. Llegó dos días antes de la boda, no sin antes haber conocido a su suegro y marido, empeñado el primero, obviando el estricto protocolo castellano y las órdenes emitidas por los Reyes Católicos. Nadie le iba a hacer retroceder en su propósito. El tiempo de espera carcomió su inquietud, no aguardaría ni un minuto más.

Catalina, engalanada para la ocasión, a lomos de una mula rica y profusamente enjaezada, acompañada por el legado papal y el duque de York, el futuro Enrique VIII, en la cabecera los heraldos del rey, avanzó entre la multitud sembrando rostros de sorpresa y admiración; un verdadero despliegue de orgullo castellano ante una ciudad que intentaba mostrar su lado más resplandeciente. Tapices, sedas y telas de plata y oro colgaban de edificios, la música recorría los rincones, la gente se apiñaba deleitándose con la entrada de Catalina, impresionados y sublimados por su figura.

La aventura inglesa comenzaba, la vida de Catalina emprendía un viaje sin retorno; un viaje accidentado que la marcaría a fuego.

Atrás quedó la bonanza, se aproximaba la más grande de las tormentas.

 

Catalina de Aragón. Retrato de M. Sittow

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 74 entradas.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *