La paradoja de Zenón

Ayer pasé un momento angustioso mientras el avión tocaba tierra en Barajas. Recordé la paradoja o argumento de la dicotomía de Zenón de Elea, ese bendito griego que se dedicó con sus comeduras de coco a hacernos la vida imposible. Iba sentado en el asiento 7A y observaba por la ventana el motor izquierdo y la pista de aterrizaje en ese momento eterno en el que el avión nunca acaba de posarse. Imaginé que el espacio entre las ruedas y la pista era infinitamente divisible y así nunca se tocarían y que yo me quedaría sentado allí para siempre esperando en vano el bamboleo del aterrizaje. Se me erizaron los pelos de todo el cuerpo y me cagué en la madre de Zenón por pensar en esas gilipolleces y dejarlas para posteriores neuróticos como yo.  

Según Zenón, si arrojas una piedra a ocho metros de un árbol, nunca llegará, porque tiene que recorrer antes la primera mitad de la distancia que lo separa de él, los primeros cuatro metros, luego los cuatro metros que le quedan, y para ello debe recorrer primero la mitad de esa distancia. Cuando esté a dos metros, tardará tiempo en recorrer el primer metro, y luego el primer medio metro restante, y luego el primer cuarto de metro. De esta manera, la piedra nunca llegará al árbol.

Al igual que en la paradoja de Aquiles y la tortuga, es cierto que el número de puntos recorridos (y tiempos invertidos en hacerlo, según el argumento de la paradoja) es infinito, pero su suma es finita y por tanto la piedra llegará al árbol. Dejó Zenón varias paradojas sobre el movimiento, como la de la flecha o la de Aquiles y la tortuga. Todas absurdas porque siglos más tarde con el cálculo infinitesimal se demostró que Aquiles llegaba antes, que la piedra golpeaba el árbol y que mi avión aterrizaba por fin en Barajas para que yo pudiera contaros esta chorrada que a partir de hoy se conocerá como la paradoja de Vueling.

Antonio Babío

Antonio Babío Ha publicado 30 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *