La India en una pincelada de CRISTINA LÓPEZ-SCHÜMMER

Largas filas de casas pegadas hombro con hombro se asoman a ambos lados de la carretera, unas con fachadas de cemento viejo y sucio, otras pintadas en colores que quisieron ser y ya no son, o simplemente se han quedado a medio vestir, con sus cuerpos desnudos de ladrillo, como si acabar de construirlas fuera una labor sin sentido. En los tejados, las tejas ennegrecidas juegan al tétris sobre cubiertas combadas por la humedad y el tiempo. Los dinteles buscan la sombra con techos de uralita gris, con toldos caseros de plástico: negro, amarillo, blanco… o con retales de lona verde que los hace parecer barcos a la deriva con velas confeccionadas a base de bolsas de basura. Sobre esas fachadas desconchadas y sucias, unas veces enlucidas en un pálido amarillo que conoció mejor vida, en un naranja que eligió de modelo el brillo del azafrán y que hoy se muestra ocre y del color del barro, en un azul que buscó jugar a confundirse con un cielo claro y del que solo quedan nubarrones del monzón, destacan y se entremezclan palabras y frases de letras exóticas y caprichosas en tinta blanca , negra y azul que no sé leer, con otras como Restaurant, lunch, Aluminum, computer, Airtel y rubricadas con números de teléfonos móviles que aún hacen que me sienta más fuera de lugar. Y la suciedad. Una y otra vez la suciedad: en la cara de los niños, en las manos oscuras de uñas mugrientas de los hombres, en los pies adornados de tinta roja y de dedos anillados de las mujeres. La basura entre las casas en un “y que más da”, cuyos efluvios me obligan a respirar por la boca para evitar las arcadas. Basura que roba protagonismo a paisajes de lomas verdes, campos de té y árboles de troncos retorcidos y frondosos. Basura que compite en variedad y color con los saris que ondean sobre los cuerpos delgados de las mujeres por los caminos, al borde de las carreteras, doblados sobre los sembrados o enmarcados en los umbrales de sus casas desconchadas. Telas de seda y gasa rosas, rojas, azules, ocres, verdes y amarillas que flotan sinuosas y elegantes con cada paso o al ritmo de la brisa. Puntos, comas, paréntesis de color entre la miseria.

INDIA DE XUMMER

Cristina López-Schümmer

Cristina López-Schümmer Ha publicado 38 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *