La elección del bombero – por RAFAEL DE LA TORRE

Desde una viga del techo hasta la siguiente reina la inmensa grieta por donde el huracán sopla incansable dentro de la habitación. Dentro aguantan dos ancianos asustados, la abuela reza aterida a la par que su marido blasfema pues nadie les acerca las rebecas.

No me han visto entrar, tampoco antes escucharon los avisos de Protección Civil. Habría dado igual, ellos no pueden andar y de nada hubiera servido la alarma sin nadie que empujase sus sillas de ruedas; los encargados de la residencia ya habían huido como ratas del barco que se hunde, abandonando a los viejos, cuando el río desbordado inundó el valle.

Cargo con los dos inválidos a trompicones, por fortuna pesan poco, hasta el bote neumático. Ya sólo queda espacio para dos personas y elijo.

La marea sube y mi tiempo pasa.

 

Rafael de la Torre

Rafael de la Torre Ha publicado 85 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *