La compañía – por PEDRO PABLO MIRALLES

La compañía, el simple hecho de estar con una persona o varias sin más pretensión que acompañar, pasando desapercibido, en silencio o hablando distendido y con voz calma conforme pueda corresponder en ese concreto momento, incluso practicándola a distancia o con un simple gesto, es un acto que todos necesitamos a nuestra manera aunque a veces no nos demos cuenta o nos resistamos. Pero para poder acompañar hace falta un elemento imprescindible, que a quien se aspira acompañar lo acepte y en ocasiones no es fácil percibir su rechazo o aceptación.

El sencillo acto solidario y generoso de acompañar se aprende con la práctica y es algo muy asequible si se hace sin más aspiraciones que acompañar, estar con. La compañía puede generar grandes dosis de tranquilidad y felicidad a quien se acompaña aunque sea con efecto retardado y, si el acompañante logra ese objetivo, goza en su medida de la misma felicidad que disfruta el acompañado. La práctica de la compañía es de lo más saludable que podemos hacer en la vida porque es amor del bueno.

 

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 200 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.