Juguemos, por JAVIER PECES – #poemas

Juguemos a que nos ignoramos.
No se cruzan nuestras miradas en ese angosto pasillo,
justo después de rozarse nuestros dedos.
No te pregunto si estudias o trabajas.
No te sonrojas. Ese escalofrío no recorre mi columna vertebral.

No quedamos para vernos otro día con más calma.
No esperamos el encuentro con niveles de impaciencia
que son propios de otra edad y condición.
No volvemos a encontrarnos de forma deliberada.

No apuramos el café con mucha prisa,
deseosos de visitar lugares más discretos.
No arrancamos nuestras ropas a tirones.
No disfrutamos del momento más intenso.
No flotamos en el éxtasis que nubla la razón
y logra que gobiernen los sentidos.

No dura el abrazo la noche entera,
ni amanece un nuevo día con distinto afán,
ni se formulan promesas de placeres ocultos.
No se detiene el planeta a contemplarnos.
No lo cambiamos todo para fabricar eternidad con un solo ingrediente,
el larguísimo momento transcurrido.

No amanece,
ni marcho al trabajo maldiciendo el momento de perderte de vista,
ni paso el día entero pensando en ti.
Tampoco salgo corriendo, de vuelta al hogar,
en cuanto que se presenta la primera oportunidad.
No te abrazo con ternura al llegar
ni disfruto del final del día como si fuera el último del calendario.

Por fortuna,
hoy ni siquiera sospechamos
que todo esto jamás ocurrirá.
Todo por culpa de unas miradas
que perdieron la oportunidad de cruzarse
una vez.

pasillo oscuro

 

Javier Peces

Javier Peces Ha publicado 35 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *