Incomprensión, por RAFAEL DE LA TORRE #relatos

Los directivos de Financiera Fiscal Foránea, entidad especializada en clientes de alto nivel adquisitivo y escasa conciencia social, no comprendían por qué alguno de sus trabajadores les habían traicionado cediendo datos de sus depositantes a la prensa.

Los clientes del Banco Tradicional Español no comprendían por qué don Críspulo Segovia, alto cargo de la entidad, les recomendaba que guardaran el dinero en su banco mientras él lo depositaba en la Financiera Fiscal Foránea.

El señor Segovia no comprendía por qué, aunque su felonía era publicada, pública y notoria, debía dimitir sin demora de sus responsabilidades o correr riesgos importantes.

El encargado del taller en donde el señor Segovia reparaba habitualmente su automóvil no comprendía por qué algunos de los compañeros del banquero le ofrecían condiciones preferentes y una cesta de embutidos ibéricos si aceptaba desconectar los frenos del coche de su cliente en la próxima revisión.

El señor Segovia, aunque no comprendía las razones del accidente del coche recién revisado, algo sospechó, y decidió renunciar por fases. Primero dijo una mentira, después un sinsentido y por último, algo incomprensible.

La señora Aurora Gamonal, vicepresidenta del Banco Tradicional Español y responsable directa del señor Segovia, asistió a la copa de despedida de su subordinado y apoyó su incomprendida honradez y coraje manifiesto al dimitir en diferido, no por traidor al BTE y a sus clientes, si no por no haber sabido explicarse. Si bien aplaudieron el discurso, ni los empleados de la entidad lo comprendieron.

Los accionistas del Banco Tradicional Español no comprendieron, aunque ya estaban curados de espanto, qué motivo oculto impide al señor don Mario Rubialejos, presidente de la entidad y superior inmediato de la señora Gamonal, despedirla de inmediato por tan sospechosa actuación.

El señor Rubialejos no comprende por qué muchos de sus depositantes abandonan el banco.

Don Palmiro Santidrián, convidado de piedra en este relato y presidente del Banco Progresista de Siempre, en otro momento número uno del ranquin financiero nacional y ahora segundo con escaso margen debido tal vez a su pasada mala gestión, no comprende por qué los clientes desencantados del Banco Tradicional Español no recalan en su entidad, y acaban en el Banco de la Cartera y en el Banco Maniquí, entidades de nuevo cuño cuyos presidentes no se comprenden entre sí.

Yo no comprendo por qué no guardamos nuestros ahorros seguros en un cerdito de barro.

Artículo patrocinado por Financiera Fiscal Foránea. Comprendemos las necesidades de los que no las tienen.

billetes-monedas-euros-inversion-trading-16-12-101

Rafael de la Torre

Rafael de la Torre Ha publicado 85 entradas.

One comment

  1. “Lo que mas vale en el mundo
    No se compra con dinero”

    Aprovecho que nadie llega a leer los comentarios para dedicar estos versos de “Soñar´”, de Rosana, a los muchos ladrones que nos rodean y que obtienen ventaja de su posición escondidos detrás de –o, al menos en apariencia, amparados por– siglas que deberían ser sinónimos de servicio a los ciudadanos de cualquier ideología y, bajo ningún concepto, parapeto de ladrones.
    Con todo mi odio (no sufran por ello que es un arma inofensiva).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *