Impacto – por MARIBEL MONTERO

Un tren en calma. El tiempo es algo que pasa
todos los días. Y espera agazapado el botín futuro.
Apenas un murmullo de ojos
cada isla lleva su mar a cuestas, cada isleño
su naufragio.
En la confusión final, se aferró a la puerta, a la cintura
al reclamo de agua oculta que ascendía por sus caderas
un dardo atravesó su corazón, un martillo de cristal erraba por los aires.
Toda su vida en un vagón, sin punto de destino, y ahora sus manos
empapadas del agua oculta que ascendía por sus caderas.
Miraba los árboles, la acera, el amasijo de hierros
cada uno con su tiempo de maduración y de destrucción programada.
Qué hubiera sido de mí si no te hubiese encontrado.
El hálito de su perfume se había quedado con él, un dolor generoso
en la piel y aquella desventura de los comienzos cerrados.

 

Maribel Montero

Maribel Montero Ha publicado 27 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *