Ilusiones y crepúsculos – por RUBÉN LOZA AGUERREBERE

Bajo la alta luna transparente de aquellos atardeceres detrás de las colinas azuladas que diseñan el horizonte, en Minas, pequeña ciudad, aprendí que si uno sueña con los ojos abiertos puede salvarse de la soledad.  Y supe también que los crepúsculos, como las ilusiones, no son adornos del espíritu, son el espíritu.

Mi amigo, el novelista español Raúl Guerra Garrido, en una de sus visitas al Uruguay, tras un paseo que hicimos juntos por Minas, pequeña ciudad (medio imaginaria ya) donde se ambientan varias de mis novelas (como “El secreto de Amparo”, que en octubre será editada en Madrid por “Carpe Noctem”), me dijo estas palabras: “lo que uno será es lo que fue a los diecisiete años”.

¿Estará en lo cierto? ¿Somos niños repletos de sueños y de palabras en el torbellino del mundo?

 

 

 

Rubén Loza Aguerrebere

Rubén Loza Aguerrebere Ha publicado 26 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *