Guardaré tus sueños

Guardaré tus sueños de noche o de día, con el corazón abierto y los sentidos alerta.

Sobre la almohada en la que descanses reposaré junto a ti la cabeza para que ninguno se escape, sobre los tejados vigilaré que ninguno caiga entre las rendijas de lo imposible, sobre las nubes escondidas hallaré el sol que te falte y sobre el cielo atraparemos aquel color que desapareció del paisaje.

Si subes, seré tu peldaño; si bajas, esperaré al final del descenso. Me enseñarás todos los caminos y aprenderé de tu mirada viajera con destino infinito. Y el despertar será seguro porque seremos dos al mismo tiempo, la madeja y el hilo, la fuente y la sed, rescatando ilusiones, vigilando fantasías, creando mundos, vaciando penas.

Creceré por ti, a tu lado, cerca de donde duele la vida y la realidad muere entre pasadizos y esquinas, sobre cimas ardientes y aceras mojadas, y juntos nos alejaremos de la felicidad falsa que no juega ni ríe, que desprecia y daña.

Seremos uno soñando y dos viviendo. En tu reino o en el mío no habrá vacío sin red, cariño áspero o caricias sin respuesta.

Lo llaman compañía, lo ensalzan como amistad. Al amor le ponen muchos nombres pero ninguno lo define, porque es como los sueños, tuyos y míos, los que nadie mide, nadie encierra, nadie atrapa y nadie mata.

gatos1

María José Barroso

María José Barroso Ha publicado 68 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *