Gigantes – por LOLA SÁNCHEZ LÁZARO #EspañaenRetales

Cuerpos y almas se amontonaban en un espacio demasiado pequeño, incómodo, fétido, con la incertidumbre del minuto siguiente. El puerto de San Julián se convirtió en hogar; lugar inhóspito, árido, con acantilados que dibujaban sus aristas en una travesía serpenteante  interminable. Pero la pesca era abundante, la caza también.  Allí fueron carenadas y calafateadas las naos, la orden partió de Magallanes, era preciso mantener a aquellos hombres ocupados.

Dos meses hasta que atisbaron presencia humana; ante ellos, en la playa, danzaba “un hombre de estatura gigantesca”, “tenía el rostro teñido de rojo, y el cabello de color blanco, por obra de algún polvo” (así lo relata Pigafetta en Relazioni in torno al primo viaggio di circumnavigazione. Notizia del Mondo Novo con le figure dei paesi scoperti).

¿Sorpresa, asombro, confusión, temor, confianza, desesperación? Cada mente nadaba a su antojo en un mar de sensaciones. Un marinero bailó con el gigante; el encuentro entre culturas se produjo con los ánimos expectantes, guardando los nervios en una cajita barnizada de miedo. Un pequeño espejo rompió la magia; el gigante corrió a la velocidad de la luz aullando al verse reflejado.

Seis días tardó otro en aparecer, al que se fueron sumando más. Confiados, curiosos, se acercaron demasiado. Unos grilletes fueron la perdición; Magallanes los mostró como si de un obsequio se tratara. Los pies de uno de ellos quedaron apresados, de nada le sirvió saltar o desesperarse; sus días acabaron en aquel océano que le había visto nacer, meses de travesía que doblegaron su cuerpo y su alma.

Patagones los llamó Magallanes; Patagonia se denomina hoy la región.

 

detalle-del-mapa-de-gutierrez-de-1562
Detalle del mapa de Gutiérrez. 1562

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 57 entradas.

2 comments

  1. Te acabo de encontrar; no había entrado en “España en Retales” pensaba que eran “cosas de casa”.
    Ahora te tengo toda juntita para leerte y releerte. Lo siento por nuestro amigo Enrique; a el se lo tengo que preguntar todo, sin embargo tu nos lo cuentas sin pedirlo; gracias, y un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *