Fue allí – por ELENA SILVELA

Fue allí. Donde el color ocre del trigo que brilla a mediodía se mezcla irremediablemente con ese tono difuso, un verde grisáceo, de las encinas y jaras. Contrasta con ellos, en posición de nobleza, el verde oscuro de los chopos, con sus hojas majestuosas, ondulantes, férreas. Como corolario, el cielo de la zona, de un intenso azul y siempre con olor a limpio.

Donde la llanura es infinita y desafía al horizonte. Éste se topa con el sol cada anochecer y ensombrece sus colores para dar protagonismo a las nubes anaranjadas, las rezagadas que han quedado, perezosas, amarradas al cielo. Muy pocas veces hay viento a esas horas.

Donde la tierra es árida, aparentemente áspera. Donde los campos poseen tanta solana, tanta historia, que ningún alma de bien es capaz de cruzar por ella sin sentirla. Sin que los ojos se pierdan por los sembrados, por los verdes prados. Sin quedarse con parte de ella. Hasta los huesos.

Fue allí. En las tierras castellanas más arraigadas. Mis tierras castellanas queridas.

la foto 1 (3)

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 315 entradas.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *