Fotografía final de una primavera otoñal – por PEDRO PABLO MIRALLES

Agua no falta en el campo teñido de verde, llano o montaña. Si uno se fija en los árboles y arbustos, en la multitud de flores y florecillas silvestres, en los matorrales y hierbas, allí están con fuerza todos los colores del arcoíris y más. La intensidad de la luz del sol lo ilumina todo y en ocasiones se atenúa por las nubes de algodón blancas y de tonos grises poderosos, que navegan sin cesar y de vez en cuando caen en forma de lluvia, granizo o chaparrón con relámpagos y truenos. De la fauna hablaremos en otra ocasión.

El otro día me dio por ir a pasear al campo y logré obtener algunas fotografías sin que aparezcan postes de ese nocivo cableado eléctrico y de telefonía, que atacan hasta en los lugares más insospechados, agreden con violencia el paisaje y perturban la tranquilidad de quienes aspiran disfrutar de forma pacífica la naturaleza y la ciudad. Una de esas fotografías acompaña a este texto y créame el lector que no está trucada.

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 187 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *