Flor de otoño, por ALEJANDRA MEZA #poema

Las nieblas se disiparon, las máscaras cayeron,
y ya sólo quedamos tú y yo
mi flor de otoño.
Llegaste con el ánimo revuelto
y un concierto de flauta en los cabellos,
te colgaste de mi sombra hasta separarla de mi cuerpo
y me has dejado tembloroso
como el árbol al que se le arranca una manzana.

Tu boca sabe a maíz y a almendro
y tu risa de cascabel y corales
provoca que una estrella nazca en mi alma.
Danzas y agitas tu armónica cadera
a un son que solamente tú oyes
como de ríos que crujen.
Cuando abres los ojos florecen dos duraznos.

Yo, río contigo, y te necesito y te guardo
y te prendo una perla en el pecho.
Te subo a un columpio de palabras
que empujo con aire y amor
pues eres la consentida de mi espíritu.

Hay ocasiones en que vistes tu boca de lejanía
y me sometes a tu cañaveral de silencios
solo para enloquecerme.
Entonces,
acomodo mis estrofas como peldaños
y hago con las nubes un pedestal para ti.
Vuelve así tu sonrisa de azúcar
y me envuelve en su humareda
tu abrazo de trigo pacífico.

He montado una isla como escenario
para que tú la anides
y vengas como un pájaro carnal y terreno
a consolar mis viejos versos en que no apareces.
Tomas forma de sirena y ocaso,
de olvido y porvenir.
Desde hoy y para siempre
mis poemas te rondarán igual que un lobo.

 

flor-de-otono

Alejandra Meza

Alejandra Meza Ha publicado 27 entradas.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *