Estanis – por F. NAVARRO

Los pájaros se aman por la mañana, al pintar el día. En el árbol de la casa de al lado, que está comido de aves, mueven una escandalera de mil demonios con sus requiebros amatorios. Los gorriones y vencejos pían; los palomos arrullan. La algarabía de los zuros a veces parece el chillido de un águila o el ulular de la lechuza. El canto de la lechuza antes era presagio de muerte; ahora uno no sabe lo que anunciará.

—No hay que buscarle tres pies al gato.

Estanis, el periodista, escucha el aullido aviar de fondo, sobre el constante piar la gente llama a la emisora de radio que tiene puesta. Casi todos jubilados. Estanis tiene un homónimo que es carpintero, casado con una noruega espiritual, rubia y luterana; tienen seis hijos todos nacidos en Villaescusa de Haro, provincia de Cuenca, rubios, morenos y castaños, dos a dos; varones y hembras, también dos a dos según el color del pelo. Estanis, el carpintero, lleva siempre serrín en la ropa, en invierno abrigo loden y aparca donde le dictan los gitanales. Sin maldad, ni pensando en las consecuencias y siempre sonriendo, pero si te pilla te fastidia.

la mancha por gasolinero

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *