Estaciones – por ALEJANDRA MEZA

Ya no divido mi existencia en días, ni mido mis días en horas; la calculo en pequeñas estaciones: inviernos y primaveras que se suceden unos a los otros. Hay épocas en que me amo, hago ejercicio, como bien y río; busco lápiz y papel, y me desaguo en palabras y versos. En esas primaveras yo me quiero, y todo es inspirador como el pico de los montes desde donde se derrama la nieve, o como el verde renacer del álamo. Me amo y todo sale bien, mi subsistir es llevadero. Luego, llegan los tortuosos inviernos, esos en que no me quiero, en que lloro como un sauce y mi corazón canta notas bajas, melodías desesperadas. Todo va mal y hasta el aire me asfixia.

Es difícil esconder mis inviernos de ti que tienes licencia para auscultar las cuencas de mis ojos, pero hoy, amanecí en primavera; me lo han dicho el agua tibia y el cepillo con que amansé mis rizos. Las calles se ven hermosas. Quisiera ser pintor y no escribano, para plasmar los tonos de las nubes. O ser pastor para arrear mis palabras y hacerlas desfilar como a un rebaño, forzarlas a pasar mi acantilado y llevarlas a buen fin sin perder una. Hoy, estoy de primavera, así sea por un momento o por una eternidad.

 

Alejandra Meza

Alejandra Meza Ha publicado 34 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *