Esponjas – por LOLA SÁNCHEZ LÁZARO

Nuestras vidas son esponjas.

Sí, esponjas por las que a través de sus orificios perfilamos nuestra existencia. Con nuestras miserias y alegrías. Absorbiendo y filtrando lo que queremos. O lo que podemos.

Esponjas acostumbradas a la calma chicha de un protector Mediterráneo, en el que nuestra existencia es como un bálsamo en una quemadura. Ni el más insignificante pececillo osa perturbarnos ante la seguridad que desplegamos.

Pero también nos camuflaremos entre las algas de los numerosos depredadores del Pacífico, aterrorizados como el niño que se paraliza ante la oscuridad, temiendo ser engullidos de un momento a otro.

O que las despiadadas corrientes nos lleven hacia ese altivo y orgulloso Cantábrico que nos zarandea sin cesar y a su antojo, según su humor en cada momento. Nos ahoga en nuestra propia confusión.

Y duele.

Llora el alma al no poder hacerse cargo de nuestro propio yo. Y nos ahogamos, sin  poner remedio.

Hasta que llegamos al final del recorrido, en el que, en precario equilibrio, nuestro cansado y empapado cuerpo ansía el eterno descanso.

Una vuelta de tuerca más.

Alguien aprieta la esponja con tanta fuerza que la deja seca.

acantilado

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 85 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.