Esos libros, por ELENA SILVELA #misescritos

Me gustan los libros que me incitan a coger bolígrafo y subrayar, y redondear palabras -esenciales, vivas, deslumbrantes-, y poner líneas verticales para llamar mi futura atención sobre párrafos completos. Me gustan los libros que me incitan una y otra vez. Que tienen algo de mí sin que ninguna de las palabras me pertenezca. Me gustan los libros que me atrapan, me conmueven, los me hacen volver de nuevo. Las historias que hago mías, donde puedo situarme, los lugares que me resultan amables, los personajes que me hubiera gustado tratar. Me gusta la escritura que fluye ante los ojos, esa rara avis que se halla en uno de muchos libros, las historias que envuelven, las que pasan a formar parte tangible de la imaginación.

Todo un arte la lectura.

Los ojos no se mueven, pero las pupilas vuelan desenfrenadas de línea en línea. Atentas, profundamente concentradas, envían mensajes cifrados al cerebro y al corazón. Éstos, agitados y emocionados, dedican los intensos minutos a almacenar la experiencia, el sabor, a recrear una imagen, a construir el paisaje, a recorrer la casa, a esconderse del ladrón, a suspirar por el amor perdido. Lloran, ríen, enmudecen, abren la boca en señal de estupor… Las manos sujetan firmemente el libro. Los dedos pasan las hojas con reverencia. Una a una. Y calculan al tacto lo que resta de ese maravilloso libro que por un momento ha pasado a ser parte de la vida del lector.

Leer un libro y disfrutarlo: una de las mejores vivencias del hombre.

marguerite-gerard-lady-reading-in-an-interior-2
Óleo de Marguerite Gérard

 

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 260 entradas.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *