Escalofrío, por ELENA SILVELA #poemas

Una mirada de amor
que deja tras sí un escueto rastro,
un serpenteante escalofrío,
de alerta,
de confusión.

Un serpenteante escalofrío
seco y decidido,
innegable,
ineludible,
perentorio y contundente.

Se hizo, pues, una distancia
más fría que el acero,
pesarosa,
conocida y reconocida,
tajante.

Fue la madre,
la madre de la intuición;
sabe por vieja, y por diablo,
y por haber recorrido mundo
infinitas veces,
de confín a confín
y por habitar en otra dimensión.

Me salvó del desastre. 
Ella, esa madre

con voz resuelta,
de sentencias penosas,
a destiempo;
a la postre, sabias.

2

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 342 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *