Era peculiar, por ELENA SILVELA – #relatos

Inolvidable. Era muy peculiar. Enjuta y muy viva a la vez. Una de esas personas que guardan con enorme celo su vida privada, a las que resulta imposible preguntar algo sin sentir un inmenso remordimiento por la intrusión. Siempre, siempre acababa contestando a la pregunta, pero dejaba pasar un previo silencio atronador en que uno se encomendaba a todos los santos conocidos y por conocer. Maniática de sus manías, las llevaba a gala. Su «tengo que salir a hacer un recado» podía abarcar desde la compra de un cartón de tabaco hasta la resolución del papeleo de la dependencia del progenitor anciano. Solía mirar de reojo para no perder detalle de la vida que transcurría a su alrededor, probablemente para sus sentidos en modo ralentí. Eso le impidió envejecer demasiado rápido; la curiosidad es una suerte de crema antiedad muy efectiva. Fulminaba con la mirada a diestro y siniestro a quien osara destemplarle el día. Movía los brazos con gran aspaviento y hablaba acorde, bruscamente, con inusitada rapidez. Arrebatos que a los pocos segundos ocultaba bajo un sorprendente sentido del humor, como si nada hubiera pasado. Paliaba sus escasas dotes sociales con comentarios sarcásticos inusitados, con genialidades que únicamente un gran observador es capaz de construir. Siempre llevó una vida cómoda. Cómoda y acomodada. Tanto que solía quejarse con frecuencia de menudencias absurdas, provocando la hilaridad de los que estábamos a su lado. Sí era peculiar, sí. Por eso nadie aquí nos hemos olvidado de ella, a pesar de su nombre vulgar.

 

IMG_0584

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 348 entradas.

2 comments

  1. Muchas gracias, Inmaculada. Supongo que hay personajes más sobresalientes y si además recorren tu vida durante largo tiempo… ahí queda. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.