Equinoccio – por ÁLVARO MÁRQUEZ

En mis pinceles
no hay hoy color,
tampoco sombras,
agua o candor.

No surge el trazo
si no estoy vivo,
sin una senda,
sin un motivo.
Queda el papel
yermo, apagado,
estéril cual vano
semen de ahorcado.
Intacto y claro
en la memoria
el postrero café
sin dulzor ni victoria,
sin son de violines
o de un piano,
conspirando el destino
contra el verano.

En mis pinceles
no queda hoy dolor,
tan sólo el recuerdo
de un patio de sol.

 

 

Álvaro Márquez

Álvaro Márquez Ha publicado 47 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *