Ensoñación – por ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ

Al mecer la brisa el cañaveral,
parece susurrar tu nombre.
Cuando el arroyo corre risueño,
con su murmullo creo que te llama.
Al agitarse las ramas de los árboles
por la fuerza del viento,
como maracas saltarinas,
te nombran sin cesar.
Al batir el mar la playa
con ese ritmo constante,
siempre distinto,
siento oír el eco lejano de tu voz.
Si alguien pasa caminando
junto a la lavanda y la agita,
su perfume despierta el tuyo
en mi recuerdo.
Cuando oigo pasos veloces y ligeros,
creo que eres tú la que caminas,
apresurando tu regreso.
¿Es verdad que vuelves?
¡Sabes que te espero!

 

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2811 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *