En silencio – por EVA MARÍA CASTILLO

Como si cogiera impulso se abandona entre sus dedos,  sabiendo que volverá a repetirse este abismo que le eleva y le cierra los puños para intentar no perderse en el trayecto.
Como si fuera un camino tantas veces recorrido se confía, no necesita abrir los ojos para reconocer su piel y acercarse a cada pliegue, cada marca, cada rincón de ternura.
Espera a mecerse en sus  besos, acurrucarse en su pecho y, sin retenerla, abandonarse, sin premura dejarse llevar hasta que tiemblen las cuerdas, sabias de acordes y deseos.
Movimiento a contrapunto que busca la sinfonía a dúo, a su lado sobra el universo entero, no hace falta más para despertar el deseo de acariciarle de pronto, solo dueños del momento.
Con calma, a veces con ansia,  pero siempre entregado a los labios que le miran en susurros, le invitan a quedarse a su lado recuperando la cordura tras haber sentido su propia locura de buscarla a tientas en la penumbra.
Estas sombras recortadas en siluetas amadas por tantas noches recorridas, siempre nuevas, como arenas en las dunas que el viento moldea esperando ser descubiertas, con la intimidad cómplice de sus cuerpos desafiando la distancia.
Aún tiene la osadía de quien le sobran las palabras para culminar el encuentro de la noche guiado solo por su respiración entrecortada, profunda en este instante que le devuelve el tiempo y retiene la magia de saberse eterno, lleno de dicha por sentirse pleno ante el placer de contemplarla en silencio.

Eva María Castillo

Eva María Castillo Ha publicado 51 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *