En el mundo sin estrella, por ELENA SILVELA #misescritos

Siempre he tenido la sensación de que las personas y su mundo poseen un cierto equilibrio. Que sus circunstancias son exactamente las que tienen que ser. Que la teoría de la gente que ha nacido con estrella es eso, una simple teoría que se centra en un período de vida venturoso. Fijamos nuestra atención en la fortuna de otra persona y tendemos a asumir que simplemente ese sujeto ha nacido con una especie de destino celestial y todo en su vida futura serán parabienes y victorias. No necesariamente.

Claro que no, no creo en los estrellatos, no creo que se pueda tener todo en la vida. Soy creyente y considero que Dios no permitiría que una persona lo pudiera poseer todo: dinero, éxito social, salud, afectos, fama, familia, felicidad conyugal, etc. Se perdería en un limbo de superioridad insoportable. Algo muy peligroso para el alma.

Veo a menudo cómo las personas a mi alrededor -yo me incluyo en este grupo- se ven despojadas de parte de su fortuna, de su éxito, de su felicidad. Ocurre periódicamente, como en un ciclo sucesivo. Como si fuera necesario. Y puede que lo sea. Porque la humildad es enriquecedora, el sufrimiento enseña como ninguna otra cosa y la bondad de las personas se nutre, se refuerza o se forja a partir de una pérdida o desgracia. No hay método equiparable para alcanzar una integridad razonable. Ni la más esmerada de las educaciones logra el objetivo. Aquí aprendemos a base de sangre y lágrimas. Venimos al mundo y vivimos en él sin estrella, que nadie se engañe.

 

2013-10-12 19.52.07
Fotografía de Elena Silvela

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 348 entradas.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.