En el Día Internacional del Libro

Los ojos no se mueven, pero las pupilas corren desenfrenadas de línea en línea. Atentas, profundamente concentradas, envían mensajes cifrados al cerebro y al corazón. Éstos, agitados y emocionados, dedican los intensos minutos a almacenar la experiencia, el sabor, a recrear una imagen, a construir el paisaje, a recorrer la casa, a esconderse del ladrón, a suspirar por el amor perdido. Lloran, ríen, enmudecen, abren la boca en señal de estupor… Las manos sujetan firmemente el libro. Los dedos pasan las hojas con reverencia. Una a una. Y calculan al tacto lo que resta de ese maravilloso libro que por un momento ha pasado a ser parte de la vida del lector.

Exacto, leer un libro y disfrutarlo es una de las mejores vivencias del hombre.

 

libro 1

 

 

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”.
Proverbio hindú

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 296 entradas.

One comment

  1. Leer alimenta el alma y en mi caso aplaca también los sentidos. Me explico: las ideas, ficciones o relatos habitan paginas que llegan a tener un tacto familiar, un texto que agrada a mi vista, incluso un perfume especial. Declaro cierta adicción al formato de papel, soy muy reacio al soporte electrónico. En mi casa, podría prescindir de todo, menos de mi biblioteca, por eso necesito libros que ocupan un espacio físico y llenan de forma y colorido unos estantes. Decia M. YOURCENAR: “una de las mejores formas de recrear el pensamiento de un hombre es reconstruir su biblioteca”.
    herrerillo, twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *