En dos segundos…

Apoyó sus manos sobre la esquina gastada de la cama y miró a su alrededor. Lo que veía le resultaba familiar. Tremendamente cercano. La habitación no era la que diariamente le aguardaba para cerrar el día e iniciar la noche. Incluso podía recordar de una manera vaga que desde hacía más de un mes cerraba las noches allí y comenzaba sus días en ella. Notaba una tranquilidad que por momentos le agobiaba. Frente a él, un espejo antiguo, roto en cuatro partes reflejaba su realidad de una forma cruel. A su izquierda, una puerta cerrada por dentro y abierta por fuera dejaba entrever como había sido siempre su manera de ser. El resto de las paredes estaba vacía. Un olor a vago recuerdo entraba por una ventana que no existía. Se levantó y se acercó al cristal. Miró y vio sonrisas guardadas entre recuerdos olvidados. Una luz tenue pero suficiente consiguió cambiar el gesto en su rostro. Fueron tan sólo dos segundos de un tiempo que no tenía, pero al contrario que antaño, supo y quiso aprovecharlo. Volvió a la cama y se sentó cuidando de no apoyarse demasiado en el borde. Se tumbó y cerró sus ojos. Y volvió a ver en lo más oscuro el espejo y su realidad, la puerta y su manera de ser, el vacío de las paredes y la ventana que nunca estuvo. Su corazón comenzó a latir en un pecho que un día acogió a otros corazones. Y en cada latido advirtió un deseo incontrolable de terminar con todo aquello. Despertó. Sobresaltado pero con una convicción que un día creyó no haber tenido. Se levantó dejando su peso muerto sobre lo más débil del colchón y fue hacia la puerta… Llamó y ésta se abrió. Cruzó su umbral y volvió a mirar hacia la habitación. Una habitación sin cama ni espejo, sin puerta ni hombre, tan sólo cuatro paredes y al fondo, una ventana que nunca estuvo allí y por la que siempre miró. Giró sobre sí mismo, alzó su mirada y sonrío de nuevo. Le esperaba la vida. Una vida que duraría dos segundos que no estaba dispuesto a perder.

Screenshot_2014-01-14-18-39-09-1

J. Javier Checa

J. Javier Checa Ha publicado 73 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *