En algún lugar – por LOLA SÁNCHEZ LÁZARO

 

Día tras día recorre la larga playa y sus chiringuitos ofreciendo su mercancía; collares, gafas, relojes o bolsos penden de él, como si fuera un mercado ambulante.

Los ojos, azabaches como su piel, abiertos de par en par, captan la mínima señal de los veraneantes; ante ellos despliega los objetos con una amplia y cautivadora sonrisa.

Sonrisa que se congela poco a poco, nadie es capaz de regalarle ni una sola mirada. Se limitan a regatear el precio para después acomodarse en sus tumbonas, ignorándole. Él vuelve a recoger sus pertenencias, con cuidado de no rozar a nadie. Y continúa. Aunque esté cansado Cansado de andar. De cargar. De humillarse. De quemarse los pies en la arena. De ser invisible.

Y así, hastiado, arrastra sus pies hacia la orilla. Avanza despacio; siente la caricia del frío líquido al envolver su piel. Las aguas, barruntando algo, se revuelven asiéndole con una fuerza embaucadora, para después mecerle con suavidad.

Otra cálida y agradecida sonrisa dibuja su último gesto.

PLAYA

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 85 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.