El silencio, esa grandiosa utopía – por PEDRO PABLO MIRALLES

El ruido es el lugar donde suelen acudir los humanos como supuesto refugio ante la grandiosidad del silencio que no alcanzan a veces ni a comprender e incluso algunos ni a desear. Pero sigue teniendo sentido la utopía de la República de Platón como una sociedad justa que se ha de construir cada día. El silencio concebido como la ausencia de sonido es algo a lo que el ser humano puede aspirar, a pesar de la evolución atronadora y el desarrollo vertiginoso del ruido. Hay sonidos tan delicados y sensibles que nos acercan al silencio y baste pensar en la música o los que se perciben en la naturaleza. Cuando se practica la búsqueda del silencio se hace para aproximarse el, con el convencimiento de que ayuda a experimentar el espíritu y el alma. Pero basta examinar esas búsquedas humanas del silencio para afirmar que nunca y nadie lo ha conseguido en su plenitud.

Los que han subido a la cumbre de una montaña para disfrutar y encontrarse con el silencio; cualquier práctica de meditación de las diferentes escuelas budistas y el cenit de la iluminación; el silencio individual y colectivo que se vive de forma tan diversa como estricta en monasterios y por confesiones religiosas varias. Todas estas experiencias del silencio nunca lo alcanzan aunque bien es cierto que a su manera se aproximan. Siempre hay algún sonido, externo o interior, por sutil y delicado que sea, pero el silencio total no se experimenta ni en la muerte y sobre esta, en cualquier caso, nunca viene mal recordar y respetar eso de que cada uno pida para si lo que desee alcanzar en esta novena.

El poeta y cineasta argentino Fernando Birri, en anécdota que tanto refirió Eduardo Galeano por haber sido testigo de ella en un coloquio universitario, contestó a la pregunta ¿para qué sirve la utopía? Y vino a responder que esa pregunta se la hacía el todos los días, la utopía está en el horizonte y nunca la vamos a alcanzar, si camino 10 pasos el horizonte se aleja 10 pasos, si camino 20 pasos el horizonte se aleja otros 20, nunca jamás le alcanzaré, pero sirve para caminar.

La grandiosa utopía del silencio sirve a todos los que la buscan y quieren acercarse a ella, para caminar, para vivir y morir de forma más coherente y profunda con uno mismo y con el próximo que es de lo que se trata.

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 184 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *