El precio de las palabras – por RAFAEL DE LA TORRE

Un tuit puede tener ciento cuarenta caracteres. Seis bien aprovechados, lógicamente, hasta ochocientos cuarenta. Acabo de leer los seis que ha divulgado un señor de aspecto contracultural y que le pueden hacer cruzar el umbral de la historia y la puerta del talego, si Dios y algún tribunal internacional no lo remedian.

Mi opinión es que son chabacanos, carentes de imaginación, reiterativos y ni tan siquiera originales. El de Carrero lo había escuchado ya hace años en distintas versiones, el de Ortega Lara se oye en Burgos cada vez que alguien se enfada con la derecha… Este hombre en esta línea jamás ganará un Nobel, ni siquiera el Planeta o el premio de la hoja parroquial. Bueno, para qué seguir, no pretendo hacer una crítica literaria sino alcanzar los ochocientos cuarenta simbolitos en el teclado.

Ochocientos treinta y nueve al acabar el párrafo anterior, me vale: ciento cuarenta palabras desafortunadas por las que como castigo en mi opinión puede pagar un ciudadano diez páginas de un cuaderno de caligrafía en donde repita “no diré sandeces” o realizar trabajos sociales, pero no un año de prisión.

Por otro lado, cuatro exdirigentes de aspecto aseado de una caja de ahorros se embolsan quince millones de euros de manera fraudulenta, dicho de otra forma nos roban esa cifra (tres mil millones de pesetas que no es moco de pavo), y les caen dos años de pena. Ay pena, penita, pena, Aproximadamente cotizarán doce meses por cada millón que nos han birlado. Les dejo a ustedes que calculen el precio por palabra.

 

Rafael de la Torre

Rafael de la Torre Ha publicado 85 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *