El nogal – por ELENA SILVELA #misescritos

La prestancia del nogal hizo que aminorara el paso. Con lentitud admiró su porte, no era la primera vez. La elegancia de la forma, la madurez del tronco, la luminosidad del verde anciano. Cruzó hacia el camino con una leve reverencia al llegar a la valla. A la belleza en general. En agradecimiento a todos los años de niñez bajo esa sombra noble de incontestable supremacía.

Hay algo inconfundible en el ambiente cuando impera el pasado y se da debido reconocimiento a lo que era. ¿Qué era? ¿Una joya? ¿Un tesoro, quizá? Sí, un tesoro. Sencillez, amor incondicional, educación y valores. Respeto entre iguales. Respeto hacia los mayores. Risas y castigos. Reprimendas y meriendas. Hogar, hogar y hogar. El aroma de la distinción entre lo que es sangre y no se toca y el resto del mundo.

El tic tac de los recuerdos, ineludible.

 

Fotografía de Elena Silvela

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 310 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *