El Monasterio – por ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ

Vigilante mudo
de un lejano horizonte,
desde el alto risco
donde se asienta.
Su altiva silueta,
recortada en el azul celeste
o perdida entre las nubes.
Imperturbable al sol cálido
y al frío invernal.
Testigo insensible de invasiones,
tragedias y desgracias.
Custodio eterno
de sus códices y tesoros.
Inmutable ante el ocaso,
cuando se funde
con la roca que lo sustenta,
convencido de que
cuando la noche lo oculte,
el sol del amanecer
lo devolverá a su majestuoso
escenario, visible a todos
desde la lejanía.
Y así, un siglo tras otro.

 

Monasterio de Piedra. Nuévalos

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2905 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *