El Hombre Dorado sale a las calles

hombre dorado5

Se ha escapado. De pronto ya no estaba en casa. Hemos salido corriendo a buscarle y estaba sentado en la parada del autobús. ¿Esperando a la nave nodriza? Miraba hacia el horizonte. Ha llegado el autobús, ha parado, ha abierto sus puertas y nuestro Hombre Dorado -voy a empezar a llamarle Doradín- no ha hecho ni amago de levantarse. No cabe duda que las grandes dimensiones no le llaman la atención. Al llegar a su lado, ha sonreído. “Venga, volvemos a casa”. Y ha enfilado con paso seguro. Iba a preguntarle, pero me ha parecido un sin sentido. Prefiero observarle.

Foto: HUMBERTO YBARRA

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2693 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *