“El hijo de Saul”, por CRISTINA LÓPEZ-SCHÜMMER – #cine

Cuando digo que he ido a ver El hijo de Saul siempre me preguntan: “¿Es muy dura”? La verdad es que la pregunta, creo yo que quieren hacerme, no es esa, la pregunta es ¿”voy a sufrir”? Sí, sí vais a sufrir. Y sí, duele. Pero no por la dureza de lo que muestra la pantalla; la cámara desenfoca los segundos planos y sólo nos deja ver un trocito del mundo que ve Saul, pero lo que intuimos sobrecoge. Los sonidos que nos llegan, espantan. La imaginación apila cadáveres; cuerpos yertos y blancos. La imaginación nos habla del miedo, de la humillación, del dolor. La imaginación nos habla de lo relativo que puede ser el valor de la vida; nos habla de la vergüenza y del auto desprecio de los condenados ante su propia condición. De la deshumanización de seres vivos con una conciencia opaca del mundo y cuyo pensamiento sigue exclusivamente los dictados del cuerpo para mantenerse vivo.Y la imaginación nos habla de la soledad. La soledad existencial. La soledad del entonces y del después. La soledad que tan bien supo transmitir Primo Levi cuando escribió lo que le decían los soldados de las SS a los prisioneros: “Sea cual sea la manera que termine esta guerra, la guerra contra vosotros la hemos ganado; ninguno de vosotros vivirá para contarlo, pero incluso si alguno lograra escapar el mundo no lo creería. Tal vez haya sospechas, discusiones, investigaciones de los historiadores, aun así no podrá haber ninguna certidumbre, porque con vosotros serán destruidas las pruebas”. Hay otras películas, muchas otras películas que relatan el Holocausto, como ocurre con La vida es bella, La lista de Schindler, El pianista, Shoa… pero en El hijo de Saul el horror parece estar concentrado, sin poesía, ni belleza, ni redención. En El hijo de Saul, los cuerpos apilados no son estadística: son muertos. Supongo que esta película apela a ese “vosotros” del que habla Primo Levi, y yo, nosotros, les debemos nuestro recuerdo.

 

saul 2

Cristina López-Schümmer

Cristina López-Schümmer Ha publicado 37 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *